Premio Málaga


Premio Málaga SUR

LEONARDO SBARAGLIA

Biografía

Con solo 16 años llamó poderosamente la atención como uno de los jóvenes estudiantes de La noche de los lápices, de Héctor Olivera, y desde entonces el actor Leonardo Sbaraglia, sin un momento de respiro, ha ido construyendo entre Argentina y España una de las filmografías más ricas y variadas de entre los intérpretes de su generación. Dedicado en cuerpo y alma a la elaboración del personaje, Sbaraglia combina la técnica con la emoción, la natural sinceridad de su trabajo con la composición muy elaborada, y consigue así que sus trabajos sean siempre creíbles, siempre verdad. Y así la comunicación entre el personaje y el espectador resulta fácil, directa, inmediata. Es, sin duda, uno de los mejores actores con los que dispone la industria del cine en español, y nuestro cine se ha aprovechado de ello, como no podía ser de otra manera. Premiar a Leonardo Sbaraglia es casi una obviedad, pero no por ello menos justo.
Tras La noche de los lápices, el joven actor trabajó durante siete años en series de la televisión argentina, y fue en 1993 cuando destacó ya como actor adulto en una producción para el cine: Tango feroz, una coproducción con España, dirigida por Marcelo Piñeyro, quien dos años después le dará su primer papel protagónico en Caballos salvajes junto a Héctor Alterio, con el que repite en Cenizas del paraíso (1997), siempre con Piñeyro. En ese tiempo Sbaraglia, que ha trabajado con Norma Aleandro en Carlos Monzón y con China Zorrilla en Besos en la frente, se ha convertido ya en un imprescindible sello de competencia y calidad. Vuelve a la televisión y en 2000 Marcelo Piñeyro nos lo devuelve en la vibrante Plata quemada junto a Eduardo Noriega y Pablo Echarri. Y de ahí a su definitiva conversión en una de las estrellas del cine español de los años siguientes con Intacto, de Fresnadillo; la siempre recordada En la ciudad sin límites, de Antonio Hernández; Deseo, de Gerardo Vera, y Carmen, de Vicente Aranda. Trabaja a continuación con dos clásicos del cine argentino: Mignogna y Puenzo, en Cleopatra y La puta y la ballena, y vuelve al cine español de la mano de Hernández en Oculto, con Manuel Huerga en Salvador, con Rodrigo Cortés en Concursante, con López Gallego en El rey de la montaña y con Gerardo Herrero en El corredor nocturno.

Ya en la presente década, Sbaraglia, en plena madurez creativa, nos ha ofrecido trabajos tan distintos como Sin retorno, El campo, Cornelia frente al espejo, Aire libre y Relatos salvajes, en el cine argentino, y Luces rojas, de Rodrigo Cortés, y Una pistola en cada mano, de Cesc Gay, en el cine español. Pendientes aún de estreno dos excelentes interpretaciones en Sangre en la boca y No te olvides de mí. En el festival de este año podremos disfrutar de sus trabajos en Nieve negra, de Martín Hodara, y en El otro hermano, en la que Adrián Caetano le ha puesto en bandeja un canalla total del que nuestro homenajeado ha sacado el máximo partido.

Desarrollado por Infodel Media